viernes, 9 de noviembre de 2012

Legislar a golpe de tragedia.



- Oye, que ha habido un incendio de la ostia, ¿qué hacemos?
- Pues nada, endurecer las penas contra los pirómanos.
- Oye, que han secuestrado y matado a unos niños.
- Pues nos planteamos la pena capital.
- También ha habido una tragedia en un festival de música por fallas de seguridad.
- Pues prohibimos esos festivales y punto.
- Oye, y lo de los desahucios se nos está yendo de las manos.
- Joe... que por culo. Pues nada, habrá que retocarlo.
- En Japón han tenido una liada muy gorda con una Central Nuclear, ¿qué hacemos?
- ¿En España ha pasado algo?
- No.
- Entonces déjalo, cuando pase algo ya nos lo planteamos.

Y esto es España, donde se legisla después de que se produzcan los dramas en vez de antes

martes, 6 de noviembre de 2012

La estafa del "no subir los impuestos"


Es curioso eso del compromiso al que llegan los partidos políticos de "no subir los impuestos", sobre todo del PP. Es un compromiso curioso porque los impuestos normalmente (aunque no todos) suelen ser justos, ya que se suelen medir en base a la renta; en cambio, aquellos que prometen no subir los impuestos sí que aumentan las tasas, que son muy injustas ya que todo el mundo paga lo mismo sin tener en cuenta el nivel de renta.
 

Y el claro ejemplo es la Comunidad de Madrid, en la que el presidente no electo Ignacio González justifica el ajuste por el "fuerte compromiso del Gobierno regional de no subir los impuestos". González no sube los impuestos, que son en función de la renta, pero sí implanta la tasa de un euro por receta; tasa que pagarán igualmente un parado, un mileurista y un banquero, y que pagaran tanto si el medicamento recetado vale dos euros, como si vale cuarenta.