martes, 22 de enero de 2013

La solución a todos los problemas: el pacto.



Después de la espectacular tormenta que se ha desatado en el seno de la cúpula nacional del Partido Popular, el jefazo, Mariano Rajoy, ha desvelado su gran plan para actuar contra la corrupción.

Primero de todo Mariano piensa hacer una auditoría externa; que bueno, lo veo genial. Pero esa no es la solución. Todas las empresas hacen auditorías cada año; bien pueden enseñarnos las auditorías de los años que se corresponden a la supuesta financiación ilegal. Una auditoría ahora no sirve de nada, y menos si han tenido tiempo de borrar lo que no les interese.

Cualquier contable sabe que a un auditor se le entrega lo que nos interesa; el problema aquí se trata de una supuesta financiación ilegal que no ha pasado por Hacienda con su correspondiente retención, ¿de qué nos sirve una auditoría si nos va a decir lo mismo que el Tribunal de Cuentas, que está todo correcto? Una auditoría externa NO soluciona el problema.

Lo mismo es que nos salgan con que las cuentas ya han pasado por el Tribunal de Cuentas y estos no han visto nada raro. Claro que no han visto nada, el Tribunal de Cuentas sirve para lo mismo que la auditoría externa: audita las cuentas que le entregan.

Si hay una contabilidad B esta no sale con auditorías, sale con una investigación judicial.

Lo que está claro es que con estas “soluciones” propuestas lo que hacen es tomar por tonto al ciudadano, a ver si cuela.

La segunda gran solución es la que nos toma más por tontos todavía: llegar a un acuerdo con el resto de formaciones políticas y realizar un gran pacto anti-corrupción.

Durante el año que lleva el Mariano Rajoy gobernando ha modificado el Código Penal, ha cambiado penas en casos, por ejemplo, de disturbios en manifestaciones. Ha modificado la legislación sobre educación para establecer su nuevo sistema educativo, ha modificado muchas legislaciones para adaptarlas a sus ideales. No entraremos a valorar lo acertado o no de las modificaciones, nos quedamos solamente con eso: para solucionar los problemas ha modificado la legislación estableciendo, por supuesto, penas en casos de incumplimiento.

Pero cuando hablamos de corrupción, la solución es un pacto. Un pacto señores. Los problemas de los ciudadanos se arreglan con legislación y con sanciones, pero los problemas de corrupción se arreglan con un pacto.

Bienvenidos a la Monarquía Bananera de España.

No hay comentarios:

Publicar un comentario