lunes, 12 de agosto de 2013

Juventud: esa ramera despiadada


La juventud es a ojos de un gobernante un instrumento a utilizar políticamente. Normalmente no suele pasar de eso, y la prueba reside en la forma en la que se da, o más bien se impide a la juventud su voz en la sociedad.

Hasta ahora teníamos un Consejo de la Juventud independiente, formado por jóvenes y para jóvenes, que, como siempre ha hecho, defendía los intereses de la juventud; lo que le ha llevado, sobre todo en los últimos años, a ser bastante crítico con los dos últimos gobiernos, ya que han mostrado bastante pasividad con respecto al desempleo juvenil e incluso han llevado a cabo medidas que promovían una mayor precariedad laboral de la que ya de por sí había en la juventud.

Ahora, el Consejo de la Juventud pasa a ser un órgano completamente dependiente de la Administración. ¿Qué significa esto? Pues que pasa a ser un nuevo elemento de propaganda política. Papá Estado pasa a tener, de la noche a la mañana, una nueva organización juvenil política, del estilo de las Juventudes Socialistas, las Nuevas Generaciones del Partido Popular o el Área de Juventud de Izquierda Unida.

Porque ya sabemos lo que pasa; se ve cada día en la televisión pública. Cuando cambia el color del gobierno, cambia la forma en la que se presentan las noticias; porque la televisión está controlada por los partidos, y no por personas independientes.

Ahora, el Consejo de la Juventud pasa a estar controlado por los partidos, así que sus decisiones pasan a estar en consonancia con las de dichos partidos, por tanto, la utilidad de este organismo pasa a ser nula. Pasa de ser un organismo útil para la juventud a ser otro chiringuito más al servicio de la política.

Medidas para apoyar a la juventud hay muchas. Pero por algunas razones incomprensibles no se llegan a reproducir en hechos reales. Por ejemplo, para empezar, a un partido político se le debería obligar a que en sus filas hubiera un porcentaje determinado de menores de 30 años. Cualquiera pensaría que esa discriminación positiva sería una locura, pero, ¿no se hace acaso ya eso? La ley de paridad electoral obliga a un partido a sobrepasar un porcentaje mínimo de mujeres, ¿Por qué no se hace lo mismo con la juventud? Si la ley de paridad se hace con el afán de apoyar un sector poco reconocido, ¿por qué no se hace lo mismo con el resto de sectores que están en las mismas condiciones?

Pero claro, los jóvenes quedan más bonitos con la boca cerrada. Por eso se cierran los pocos organismos que realmente luchan por los derechos de la juventud. O más bien se transforman en instrumentos más manejables.

domingo, 11 de agosto de 2013

♫ YO SOY ESPAÑOL ♪ ESPAÑOL ♪ ESPAÑOL ♫

El mayor caso de corrupción de la historia de la democracia salpica al partido que está en el gobierno. Y ahora no hay fútbol que desate patriotismos, pero surge el incidente con Gibraltar, que lleva ahí años pero oportunamente ha saltado ahora.

El 20 de junio de 2002 hubo una Huelga General contra la reforma del subsidio de desempleo realizada por el gobierno de Aznar. Durante ese mes de junio sí que hubo fútbol: el Mundial de Japón, pero por aquella época a la selección española le acechaba la maldición de los cuartos. Que oportuno fue que el mes siguiente se desatara el incidente de la Isla del Perejil.

Pero vamos, seguro que son casualidades.

martes, 6 de agosto de 2013

¿Te imaginas?



¿Te imaginas que por tener una plantación de tomates en tu casa para consumo propio tuvieras que pagar un “peaje de respaldo” a una gran empresa agrícola?

¿Te imaginas que por tener una cocina en tu casa tuvieras que pagar un “peaje de respaldo” a una federación de restaurantes?

¿Te imaginas que por tomar el sol para ponerte moreno/a tendrías que pagar un “peaje de respaldo” a una gran compañía de solarium?

¿Te imaginas tener que pagar un “peaje de respaldo” a una gran compañía de granjas por tener en tu casa una vaca que te da leche, o una gallina que te da huevos?

¿Te imaginas que por guardar tu dinero en tu casa tuvieras que pagar a una gran entidad de crédito un “peaje de respaldo”?

¿Te imaginas que te cobraran un "peaje de respaldo" destinado a la industria de las peluquerías por usar en casa una maquinilla de cortar el pelo?

¿Te imaginas que por usar una máquina de coser te cobraran un "peaje de respaldo" destinado a la industria textil?

Pues eso va a hacer la reforma energética realizada por el Gobierno del Partido Popular. A partir de ahora, si tienes una pequeña planta de energía solar para abastecer la energía de tu hogar… deberás pagar a Iberdrola un llamado “peaje de respaldo”. Porque obviamente el Sol no te pertenece, y debes pagar un peaje por usarlo.

Eso sumado a una ya… llamémosle tradicional subida del precio de la electricidad, que arrastra un supuesto déficit de tarifa, pero que sorprendentemente no afecta a las empresas energéticas a la hora de declarar beneficios.

#DisfrutenLoVotado

viernes, 2 de agosto de 2013

El claro ejemplo de por qué la ley electoral no funciona.



Garínoain es un pueblo de Navarra con poco más de 500 habitantes. Hasta las elecciones de 2011, las 3 últimas legislaturas gobernó el pueblo una “agrupación de electores”.

En 2011, poco antes de las elecciones municipales, se crea el partido “Derecha Navarra y Española”. En Garínoain ningún partido había presentado candidatura, pero ellos, partido creado unos meses antes, se presentan de repente sin que apenas el pueblo se entere.

Una vez enterados, el pueblo ya no tiene tiempo de organizarse. Solo queda esperar las elecciones. Que llegan y se saldan con 18 votos a favor de este partido, 305 votos en blanco y 5 votos nulos. Los ciudadanos contrarios al partido solo podían hacer 3 cosas: votar en blanco, nulo o abstenerse. Y ninguno de esos votos les daba voz democrática.

La única forma de haber evitado que gobernaran, era que el partido no hubiera conseguido el 5% de los votos válidos (que son los votos que van a alguna candidatura, más el voto en blanco, sin contar abstención ni nulos). Es decir, el voto en blanco solo se tomaría en consideración, cuando sea capaz de superar el 95%. Pero el voto en blanco solo pudo llegar al 94,43%, permitiendo que el partido obtuviera más del 5% y fuera declarado ganador de las elecciones.

Los ciudadanos han recurrido las elecciones tres veces, pero las tres veces la justicia les ha quitado la razón. Porque las elecciones se han ganado con todas las de la ley; porque, obviamente, la ley está mal hecha; aunque más del 90% de los ciudadanos esté en contra de este partido, el partido es el que gestiona los recursos del pueblo. Un gobierno cuyos concejales ni siquiera residen en el pueblo que gobiernan, y organizan plenos el mínimo que exige la ley, una vez cada tres meses, para aprobar en algunos casos medidas ideológicas de extrema derecha (una de las primeras, declarar personas non gratas a concejales nacionalistas de ayuntamientos catalanes).

Y eso es lo que en este país llaman democracia. Cualquiera diría que es un pequeño ejemplo, una excepción. Pero la realidad es que no es un pequeño ejemplo, es el ejemplo perfecto de cómo funciona la democracia en este país, en el que si estás en contra de todas las opciones propuestas, entonces estás fuera de la democracia, tu voto no vale.

Con este ejemplo, expresado en pequeñas cantidades, se ve claramente cómo funciona la democracia española. A nivel nacional, regional y en municipios medianos o grandes, los votos se cuentan por miles y es más difícil ver el problema. Pero está ahí, escondido. Y es un problema que protegen esos dos grandes defensores de la democracia, PP y PSOE, que una y otra vez han bloqueado reformas de la ley electoral propuestas por partidos minoritarios.