viernes, 10 de octubre de 2014

Los protocolos se cumplen... por el ojete

El gobierno, sanidad y una pandilla de mentirosos panfletistas lameculos insisten: los protocolos se cumplen y si Teresa Romero se ha contagiado es única y exclusivamente culpa suya por "tocarse la cara con el guante puesto".

Vamos a suponer que realmente la auxiliar se tocó la cara; ¿cómo puede ser que, ante una epidemia del calibre del ébola, el protocolo no contemple un fallo humano de esas características y la puesta y retirada de las protecciones no sea supervisada por otras personas o por cámaras?

Sea como sea, incluso aunque la transmisión haya sido por un accidente provocado por la enfermera, el protocolo sigue siendo el culpable de que al producirse el accidente, esa señora no fuera inmediatamente puesta en cuarentena.

Y el caso es que, si el protocolo es tan perfecto, eso significa que a día de hoy, el personal médico que trata a los pacientes con ébola seguirá sin ser supervisado en la puesta y retirada de las protecciones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario